Noviembre 4, 2013 1

Cosas

Por Javier en General

Hoy, durante el almuerzo, le pregunto a mi abuela: “¿Por qué dices eso?” A ella le pone una cara de mala que me encanta. Me dice traviesa: “Por cosas”. Cosas es la palabra comodín del español. Sirve para un roto y para un descosido. Pero cuando mi abuela de 91 años dice “cosas” es que la cosa tiene miga seguro. No da puntada sin hilo mi abuela, es genial.

En La Cala de Chodes también pasan cosas. No cosas comodín, convencionales o predecibles, sino cosas con miga. No han dejado de pasar en los últimos ocho años. En La Cala los perros se llaman vaca, el norte está en el sur, los frijoles saben ahora a lentejas, el herrero es siempre un dandy y los monstruos versionan rancheras picantes y mamporrean la guitarra, pobre. Hasta hace poco había un mapa de Colombia junto al retrete cuya geografía imaginaria solía recorrer mientras orinaba, tratando —eso sí— de no salpicarlo. Se lo ha llevado Carolina, que se ha ido y permanece porque la ubicuidad se inventó aquí. Éstas y otras cosas sólo pasan en La Cala, que está en Chodes, antes llamado Villaredonda por la forma circular de su Plaza de España, estadio donde tiene lugar cada año el último domingo de septiembre el campeonato mundial de carreras pedestres: 120 vueltas al perímetro de la plaza, con sus veinticuatro casas, tres portales y una iglesia.

El 1 de noviembre La Cala cumplió ocho años. No anda Grassa Toro sobrado de ánimos, pero anduvo sobrado de amigos. Algunos de los buenos (Pep Carrió, Isidro Ferrer, Flavio Morais, Arnal Ballester, Raúl, Luci Gutiérrez, Miguel Gallardo, Diego Fermín…) le han cedido obra gráfica para la muestra aniversario, ‘¡Viva la copia!’, que es como un fulgor en el paisaje agreste de Valdejalón. Lástima, los diarios no se enteran.

El 7 de noviembre celebramos otro aniversario, el centenario de Albert Camus, que entre otras muchas cosas fue director del diario ‘Combat’, órgano de la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial. Lucidez, desobediencia, ironía y obstinación conformaron el ideario insobornable del Camus periodista y deberían presidir hoy el frontispicio de cualquier diario que se precie. Porque la información es ante todo un combate, aunque muchos parecen haberlo olvidado.

Lúcido, desobediente, irónico y obstinado, no me cabe duda de que con Grassa Toro en La Cala el combate apenas ha dado comienzo y van a seguir pasando cosas. Por lo pronto, a mi abuela le voy a decir que marque ya en su agenda de 2014 el noveno aniversario. Qué cosa sería verla aparecer…

Share

Tags: , , , , , , ,

One Response a “Cosas”

  1. Arlene says:

    Espléndida narrativa

Deja un comentario

Sitio web