Mayo 9, 2014 1

Diarios sexis

Por Javier en General

Israel Cinman es un cordobés (de Argentina) que podría pasar por dominicano: por su físico ambivalente —formato compacto, cuello encogido y un pedazo de boca indescriptible—, por su verbo torrencial y su humor onomatopéyico, por un brillo exuberante. Impresiona ver cómo habla con los ojos. Su origen, sin embargo, no es tropical sino judío y dirige el Instituto Cinman, desde donde ofrece “entrenamientos para el liderazgo personal y empresarial”. Israel es lo que hoy todo el mundo llama ‘coach’.

Este mediodía hemos compartido mesa, empanadas salteñas y lágrimas con Israel. Hacía tiempo que no lloraba de tanto reír. Lo típico: hombre contra mujer y demás tópicos para una sobremesa divertida. Pues bien, de entre la casuística y sus humoradas, rescato algo que ha dicho el ‘coach’, tal vez una perogrullada, pero que a mí me ha dejado pensando: el atractivo es únicamente cuestión de coherencia. “El congruente es convincente”. Una persona coherente irradia un atractivo imbatible. No hay mayor seductor.

Cinman hablaba de personas, claro. De expectativas e inseguridades. De cómo la complacencia es siempre la puerta de todas las derrotas. “No hay persona más coherente que un niño: el niño que tenemos dentro es el que toma riesgos; el adulto nunca lo hace”.

No podía dejar de pensar en los diarios mientras le escuchaba. Resulta no sólo que la afirmación encaja como un guante sino que es el secreto mejor guardado, el que andaba buscando. En este tiempo de deslumbramientos fatuos y de tanta incoherencia, con Isra soplándome en la nuca, al mediodía convencíamos a la dirección y a los arquitectos de que se olvidaran de esquemas solares. Nos ha costado un poco. Manejaban fotocopias de catálogos y consultoras de pacotilla, auténticos disparates clonados, sin darse cuenta de que su supervivencia pasa únicamente por la modestia y el sentido común. Por sacar a la gente a la calle y adelgazar tanta grasa. De paso, le ahorramos al diario un dineral.

Las empanadas salteñas coincidían esta semana con dos momentazos.

Uno. En el European Newspaper Congress de Viena el gran reclamo han sido los robots: empresas e iniciativas empeñadas en automatizar procesos, diarios configurados con base en puritito material de agregador. ¡Para qué periodistas! Me ha dado coraje leer las noticias que llegaban de Viena y no he podido evitar pensar en mis libretas, que no tienen nada de original, pero que jamás podrán hacer esos robots de mierda.

Y dos. En Nueva York, Arthur Sulzberger, editor de The New York Times, dice ahora en la sede del IESE en Nueva York que el papel no está muerto; al contrario, que es muy importante y que le da larga vida, que lo dijo hace unos años se debió a que era lo que había que decir porque era lo que decían todos…

Qué cosas. ¡Como para reclamar credibilidad y seducir a nadie!

En fin, que Israel Cinman tiene toda la razón. Sólo los diarios coherentes tienen atractivo; sólo los diarios que cuidan a su gente y no a sus muebles, son capaces de seducir y, por ahí, sobrevivir. Esos diarios sexis e impresos —y sólo esos— son imbatibles. Nada ni nadie los puede dominar.

Share

Tags: , , , , , , , ,

One Response a “Diarios sexis”

Deja un comentario

Sitio web