Agosto 8, 2016 2

Números

Por Javier en General

Miro la televisión. Estoy corriendo encima de una cinta —una caminadora, como dicen aquí— en la octava planta del hotel. Cuando uno corre encima de una cinta pudiendo correr en el parquecito de abajo suceden cosas absurdas. Ver una prueba olímpica de ‘scull’, por ejemplo, que es una modalidad de remo. Los palistas surcan la laguna de Río de Janeiro, yo me estoy surcando el cerebro. Recorren dos mil metros que cubren en unos ocho minutos y medio, yo en 40 minutos no llego a nueve mil.

Todavía encima de la cinta, me pregunto absurdamente cuántas pruebas de ‘scull’ hacen una vida. Calculo: si vivimos, pongamos, y con suerte, 85 años, en una vida caben 5,38 millones de regatas. Rompo a sudar. ¿Cuántos Juegos caben en una vida?, vuelvo a preguntarme. Los de Río son mis decimoterceros juegos: me quedan ocho. Ya sudo a mares. No sé si por la cuenta atrás o porque me imagino remando sin parar durante ocho décadas.

Sigo mirando la televisión. Acabamos de rediseñar un diario en Santo Domingo. No cualquier diario sino uno que fue pionero en 2001 en todo el mundo: un gratuito de calidad distribuido a domicilio. ¿Se han vuelto locos?, pensé entonces. Quizá porque se volvieron locos Diario Libre se comió el mercado y no ha dejado de crecer. Hoy es el líder absoluto. Consigue arreglar baches en las calles en menos de 24 horas. ¡La Policía se cuadra al paso del vehículo del director! Acaba de ampliar su planta de producción con una nueva rotativa. Y tiene pauta cerrada de publicidad hasta 2020. Un caso de estudio.

Para imprimir un día Diario Libre se consumen ochenta bobinas de papel. Para contar una vida hacen falta por tanto dos millones y medio de bobinas. Si en 2001 hicimos el diseño original de Diario Libre, con su marca y todo, y han pasado quince años para volver a rediseñarlo, me quedan apenas dos rediseños más antes de irme al otro barrio, eso si los diarios sobreviven. No me cabe ninguna duda de que lo harán si se vuelven locos como éste.

Terminan las series de ‘scull’. No sé quién ha ganado nada. Me digo: ¿a quién se le ocurre ver cinco series de ‘scull’ seguidas? Las cosas de correr encima de una cinta. Bajo. Me meto en la ducha. ¿Cuántas duchas me habré dado en cincuenta años? ¿Cuántas me quedan?

Share

Tags: , , , , ,

2 Responses a “Números”

  1. Hada says:

    Es muy real lo que decís y pensás Javi. Ahora bien. ¿No sería mejor dejar de pensar tanto y disfrutar más? Lo que venga vendrá y lo que pasó se vivió de la mejor manera (o no) y dejó experiencias o enseñanzas. Creo que disfrutar de los momentos es lo mejor y la improvisación, en muchos casos, es una buena aliada. Hablás mucho de números y me recordaste una parte del Principito cuando dice: “Las personas mayores aman las cifras. Cuando les hablás de un nuevo amigo, no interrogan jamás sobre lo esencial… Si les hablás de una casa tenés que decirle el precio de ella para que exclamen “¡Qué hermosa es!”… Son así. Y no hay que reprocharles”. Calcular menos = disfrutar más. Buena jornada.

    • Hada says:

      Es muy real lo que decís y pensás Javi. Ahora bien. ¿No sería mejor dejar de pensar tanto y disfrutar más? Lo que venga vendrá y lo que pasó se vivió de la mejor manera (o no) y dejó experiencias o enseñanzas. Creo que disfrutar de los momentos es lo mejor y la improvisación, en muchos casos, es una buena aliada. Hablás mucho de números y me recordaste una parte del Principito cuando dice: “Las personas mayores aman las cifras. Cuando les hablás de un nuevo amigo, no interrogan jamás sobre lo esencial… Si les hablás de una casa tenés que decirle el precio de ella para que exclamen “¡Qué hermosa es!”… Son así. Y no hay que reprocharles”. Calcular menos = disfrutar más. Buena jornada.

Deja un comentario

Sitio web