Septiembre 1, 2012 3

Periodismo sin ‘sarasa’

Por Javier en General

En días tan atribulados como los que hoy vivimos, cuando la desorientación provoca con demasiada frecuencia una fascinación exagerada por la herramienta —tecnología— o por el envoltorio —diseño—, La Nación de Buenos Aires se presenta (sábado, 1 de septiembre de 2012) a sus lectores sencilla, serenamente. Han sido dos años largos de estricta reflexión sobre el producto. Nada más… ¡y nada menos!

Es decir, cuando la industria periodística sigue buscando la cuadratura del círculo, esa varita mágica que asegure su futuro, y los jóvenes parecen no mostrar otro interés que las redes y los gadgets de última generación para no salir jamás de Matrix, va La Nación y profundiza más si cabe en su apuesta radical por el periodismo. No como un ejercicio nostálgico ni ensimismado, sino desde su centenaria vocación por comprender y estimular así la convivencia. Sólo por esta razón, el cambio que hoy se estrena ya debería ser noticia.

Pero hay más. Normalmente, un cambio de estas características suele venir acompañado de abundante aparato propagandístico; o, dicho en argentino, de mucha ‘sarasa’. A los periodistas y a los periódicos, en circunstancias como éstas, se nos suele llenar la boca: más completo, más legible, más moderno… Bla, bla, bla. ¡Si se trata tan sólo de contar historias! Historias que conmuevan y hagan pensar, historias que nos hagan más humanos: de eso y de nada más trata este viejo y maravilloso oficio, tan imprescindible, por cierto, como en la era pre-internet a pesar de que muchos quieran enterrarlo.

La Nación 2012, como se ha denominado internamente, es un proyecto largamente madurado y serenamente conducido. Como el buen vino. Como el buen amor. Hoy ve por fin la luz sin ‘sarasa’. Con un puñado de buenas historias, datos contrastados, un uso pulcro del idioma, algunas mejoras que esperamos sean de su agrado, lector, y la misma pasión de siempre por hacer de la Argentina y del mundo lugares donde merezca la pena vivir.

Haber compartido este viaje no es simplemente echarse al zurrón un gran proyecto con el que engrosar el currículum personal sino, sobre todo, un privilegio que nos ha hecho crecer profesional y personalmente. Justo lo que uno espera de un gran diario.

Postdata 1. El vídeo que se puede ver sobre estas líneas forma parte de la campaña viral que La Nación ha ideado para acompañar su relanzamiento. En lugar de una habitual campaña centrada en ‘vender’ las novedades del cambio, ésta que presenta La Nación se basa en una serie de trailers que irán entrando en acción progresivamente y en los que se abordarán historias humanas cuyos protagonistas son actores principales de reportajes y temas publicados en las páginas del diario. Contar La Nación a partir de lo que cuenta La Nación: ése es corazón del mensaje. Así, los protagonistas del primer trailer —disponible en YouTube y en lanacion.com— son una pareja que decidió ‘probar’ una forma alternativa de parto al habitual en hospitales y maternidades, algo cada vez más frecuente en Argentina. Esta pareja es, precisamente, la que aparece en la portada en la edición del rediseño, del sábado 1 de septiembre de 2012, que también se adjunta debajo junto con una imagen de la reunión de portada del viernes 31 de agosto en la que se decidió ir con el tema de los partos naturales en tapa.

Postdata 2. La imagen inferior corresponde a una página publicada por el diario La Nación el domingo 26 de agosto de 2012 a modo de guía explicativa de los cambios que se avecinan y que se han puesto en marcha desde el 1 de septiembre.

Share

Tags: , , ,

3 Responses a “Periodismo sin ‘sarasa’”

  1. vicente says:

    Hace como una hora que estoy tratando de conjugar el verbo “visionar”: presente del indicativo, yo visiono, tu visionas, él visiona… No me suena a verbo. ¿Será?

  2. Javier says:

    Corregido. Gracias.

Deja un comentario

Sitio web