Mayo 3, 2013 3

PK 24+500

Por Alvaro en General

De los 76 kilómetros construidos de la autovía A-12 entre Logroño y Pamplona, me toca recorrer 71 kilómetros y medio todos los días, en ambos sentidos. 457 señales de tráfico he contabilizado desde Pamplona, casi una cada 150 metros, sin contar las pequeñas señales de los puntos kilométricos (71), ni las que se encuentran ya en las salidas y las incorporaciones de los enlaces (21), con las que sumarían más de 600 señales.

Supongo que este afán por señalizar trata de satisfacer la necesidad de información de los conductores. Las autoridades deben creer que los usuarios carecen de memoria y se deben repetir tres o cuatro veces la siguiente salida. También suponen que todos están familiarizados con el lenguaje usado y lo entienden perfectamente. O igual piensan que somos tontos.

Desde hace unas semanas, en los tres carteles luminosos instalados entre el kilómetro 9 y 14, dirección Logroño (dos antes del Túnel del Perdón y otro dentro del propio túnel) se puede leer: ‘corte de carril pk 24+500’ o ‘carril cortado pk 24+500’. Se refieren a una zona en obras donde se produjo un desprendimiento del monte entre Puente la Reina y Mañeru y que ha quedado reducido a un carril durante apenas medio kilómetro. ¿Es necesario informar en los tres carteles luminosos? ¿La información telegráfica es la única posible? ¿Todos conocen el significado de ‘pk’? ¿Y dónde está el punto kilométrico 24? ¿Todos conocen la situación de cada pueblo de la ruta? Esto es algo reservado para los que hemos viajado durante mucho tiempo en la ‘Estellesa’ —experiencia no deseable ni para el peor de tus enemigos— y que somos capaces de repetir de carrerilla todas las paradas en las dos horas de trayecto por la geografía navarra: Pamplona, Zizur Mayor, cruce de Zaratiegui, Astráin, Legarda, cruce de Obanos, Puente la Reina, Mañeru, Cirauqui, Lorca, Villatuerta, Estella, Ayegui, Villamayor de Monjardín, Urbiola, Los Arcos, Sansol, Torres del Río, Bargota, Viana y Logroño.

El exceso de información se ha convertido casi en una obsesión. Nos demandan que estemos conectados las 24 horas del día, siempre informados, con la última hora en el móvil para saberlo todo. Así, por ejemplo, otras señales nos indican las distancias hasta algunas localidades tan dispares como A Coruña, Oviedo, Cáceres, Lisboa o Santiago de Compostela. Puedo entender que se informe de los kilómetros hasta Santiago, por algo se denomina ‘Autovía del Camino’. Pero, ¿para qué sirve saber a cuánto se encuentra Lisboa? Sólo se me ocurre una razón —la misma que Grassa Toro atribuye a un periódico—: “para salir del país el día antes del golpe de estado”.

De momento, tanto exceso no me impide disfrutar —aunque sólo sea durante unos pocos segundos—de la maravillosa, viva, brillante vista de la sierra de Urbasa desde las faldas de Montejurra, iluminada por los mañaneros rayos de sol. Todo sin perder de vista las señales. No puedo dejar de mirarlas.

Share

Tags: , , , ,

3 Responses a “PK 24+500”

  1. Amaya says:

    ¡Plas, plas, plas! Me ha encantado. ¡Enhorabuena! Muy buen artículo. Sobre señalización, qué raro, jejeje. ¡Un beso!

  2. Jesús says:

    Sé comprensivo. El exceso de señalización es mucho mejor que su contrario. Supongo que en la evolucionadísima Navarra piensan en el más distraido de los conductores. Los hay capaces de hablar por teléfono, comerse una manzana, cambiar de marcha y mirarse al espejo. Todo al mismo tiempo. Lo he visto con mis propios ojos. Hay que darles una segunda oportunidad si no se han fijado en la señal. En otros países europeos los desvíos están marcados justo un metro después de haberlos pasado… No atinas ni con navegador.
    En cualquier caso, más que el exceso, lo interesante de las señales es que debes estudiar qué rayos significan para entenderlas. Y aún así mucha gente suspende. Un aviso para quien sobrevalora el lenguaje icónico al verbal.

  3. laura says:

    Compromiso cumplido. Seguimos adelante, ¿necesitaremos señales?

Deja un comentario

Sitio web