Mayo 11, 2015 6

Puesta a punto

Por Javier en General


 
‘Fútbol 948’ es una revista trimestral nuevecita que pone la lupa en los héroes y en las historias del balompié navarro más modesto. Nació en febrero de este año. 64 páginas y 1.500 ejemplares gratuitos repartidos por esos campos de Dios. El segundo número saldrá a la venta el 15 de mayo, ahora ya al precio de tres euros, “porque hay que pedir un esfuerzo a los lectores después de la buena acogida que nos brindaron”.

Detrás de ‘Fútbol 948’, que sigue a su modo la estela de ‘Líbero’, ‘Panenka’ y otras cabeceras emergentes ligadas al deporte en España y fuera de España, bulle un grupo de seis jóvenes periodistas con base en el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra. Han hecho el recorrido a la inversa: del web al papel. “La inmediatez puede ser el futuro, pero el papel es la historia viva del periodismo. Aporta un plus. Queremos demostrar que no está muerto”, explica Javier Ugalde, de 27 años, su editor. “Además, nos cuesta mucho conseguir un anunciante para la web; en cambio, para el papel es mucho más fácil”, añade Eduardo Vázquez, de 24, fotógrafo. Se lo contaban todo esta semana a Gorka Fiuza en Diario de Navarra. Más claro…

Del papel a la web, uno de los diarios de mi rincón anuncia hoy, con gran despliegue, que se ha puesto a punto (en papel). Sí, El País se renueva desde mañana “pensando en el lector”, según David Alandete, director adjunto. Siento un escalofrío.

Sin cambios tipográficos salvo en los suplementos, llaman la atención varios guiños gráficos al pasado: regresan el lead en negrita con sus firmas arriba a la derecha, las chimeneas o pequeñas llamadas en portada y el indicador grande de la sección de Economía, que parece indicar que es la más importante de todas. Pero hay más: han puesto el diario patas arriba. Se adelanta Opinión al inicio, entre las secciones de Internacional y Nacional; se desplaza la sección de Economía al final, después de Deportes; desaparece la sección de Sociedad… Es decir, también regresa en cierto modo la antigua paginación, la del diario de antes de 2007. Vaya lío de puesta a punto. Ya veremos. Hay que dejar reposar las cosas.

Con todo, esto no es lo más importante. Lo verdaderamente grave son las declaraciones del director, Antonio Caño: “El cambio persigue adaptar el papel a una proporción y a un tiempo en el que la prioridad del periódico es profundizar en su renovación digital. Queremos tener una edición impresa acorde con las necesidades de una época en la que ya existe una intensa oferta de información en Internet y la función de un diario de papel es complementaria, no dominante. Es una actualización del producto impreso dentro de una renovación más amplia de nuestro periódico en la que la mayor relevancia le corresponde a nuestros productos digitales”.

Cada día unas 250.000 personas sacamos 1,40 euros (1,80 euros el sábados y 2,50 euros el domingo) de nuestros bolsillos para comprar y leer El País en papel. Unos cuantos miles, por cierto, como suscriptores. Nada tienen que pagar en cambio los usuarios digitales de El País: lo tienen todo gratis (y más). Como suscriptor, como comprador del El País en papel, me siento estafado. Estoy pagando por un producto “complementario”, es decir de segunda, según su director, mientras el producto de primera es gratis. El mundo al revés: pago business y me sientan en turista o, peor, me anuncian que estoy abocado al ‘low cost’. Pero pagando a doblón. La prioridad la tiene quien no paga. ¿Por qué pagar entonces?

Yo llamaría a esta puesta a punto de El País ‘rediseño paradójico’ o ‘al retrovisor’: una marcha atrás visual. Y ‘rediseño burla’: pensado para engañar a los tontos lectores que aún estamos dispuestos a pagar por un producto dizque “complementario”, es decir de segunda, y así sostener todo el chiringuito digital y más. Tremendo. Así nos va.

Ni soy tonto ni soy ese dinosaurio predigital que algunos creen porque no saben leer entre líneas, pero el 15 de mayo pagaré sin dudar mis tres euritos por ‘Fútbol 948’. Claro que vale la pena el esfuerzo. Gracias, chicos.

Share

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

6 Responses a “Puesta a punto”

  1. Y que hay de los anunciantes? Ellos entonces patrocinarán con un dineral un impreso que es hecho y visto con desdén, y su dinero será para subsidiar el web. Donde ellos como anunciantes no ven gran circulación ni impactos publicitarios claros.
    El web que no es negocio aun, (tan solo una presencia virtual que raya en parloteo llamado “inmediatez” ) es el que chupará todos los recursos, con lo que son hasta ahora resultados de subsidio. Los verdaderos números negros estan en lo impreso y se dilapida en lo virtual. Ok. Mataremos a la gallina de los huevos de oro.
    Saludos y gracias.

  2. [...] Mr. Javier Errea tiene también una opinión sobre el rediseño: “Yo llamaría a esta puesta a punto de El País ‘rediseño paradójico’ o ‘al [...]

  3. Hola José Luis, me parece un poco arriesgado decir que en papel tienen “gran circulación” e “impactos publicitarios claros”. Según ComScore, elpais.com tiene unos 12 millones de usuarios únicos mensuales Vs 1,5 millones de lectores de la edición impresa. Respecto al impacto, la publicidad en la web ha sido siempre mucho más trazable y medible que la offline.

    Respecto al negocio online, sólo hay que ver las cifras de suscriptores y de negocio del NYT, que mes a mes baja en papel mientras sube en online. No lo suficiente, es verdad, porque los viejos tiempos no van a volver nunca, pero creo que El País ha hecho la misma apuesta que el NYT.

    Es verdad que el rediseño de El País podría estar mejor comunicado, pero cuando hablan de complimentariedad no creo que se refieran a un producto de segunda o subordinado al online. Creo que la lectura es que dan por hecho que todos nos informamos ya de las cuestiones básicas via online. El papel no puede competir con eso con un día de retraso, tiene que complementar esa dieta informativa con firmas, enfoques, profundidad… con un producto premium, en definitiva, para aquellos a los que no le llega con lo que han leído online y necesitan profundizar. Prefiero interpretarlo así, pero otra cuestión es que lo consigan.

    Además hay que tener en cuenta las ambiciones globales de El País, que aspira a ser un diario de referencia no sólo en España, sino en el mundo hispanohablante. Para conseguir ese objetivo estratégico, la única apuesta viable es el online.

    Esto no tiene que ser así para todo el mundo. No creo que haya una fórmula mágica de online Vs papel, ni la va a haber nunca. Cada medio tendrá que encontrar el equilibrio que mejor le funcione y que más se adapte a su audiencia y a sus contenidos. Panenka no luce igual en online que en papel, su medio natural, de la misma manera que no espero que Buzzfeed saque pronto una versión en papel :)

    Un saludo,
    Carlos

  4. Rafael Avilés says:

    Llamar “rediseño” a una involución me parece una falta de respeto a los profesionales del diseño editorial. Es una vuelta atrás en toda regla. Ahora el periódico vuelve a ser tan feo como antes del rediseño anterior. En cuanto a hacer del papel un “complemento”, pienso igual que tú, Javier. El papel debe ser un producto redondo, único. Si además es de pago, pues aún más. ¿Que no quiere dar noticias? Que no las dé, ya no hace falta, pero que dé textos, gráficos y fotografías de alta calidad. Esto ya lo hace, así que lo que sobra es la explicación de Caño. Y Caño.

  5. Rafael Avilés says:

    Llamar “rediseño” a una involución me parece una falta de respeto a los profesionales del diseño editorial. Es una vuelta atrás en toda regla. Ahora el periódico vuelve a ser tan feo como antes del rediseño anterior. En cuanto a hacer del papel un “complemento”, pienso igual que tú, Javier. El papel debe ser un producto redondo, único. Si además es de pago, pues aún más. ¿Que no quiere dar noticias? Que no las dé, ya no hace falta, pero que dé textos, gráficos y fotografías de alta calidad. Esto ya lo hace, así que lo que sobra es la explicación de Caño. Y Caño.

  6. Eso es verdad Carlos Alonso. Corresponde a cada medio encontrar su equilibrio obteniendo numeros negros acompañando a la funcion social que es lo que debiera aportar una compañia de medios. La función periodística pues.
    Este foro me gusta porque se presta a debate. En mi postura, mas que ser un “antiweb” (que no podria serlo) soy un gran defensor del papel, el periódico va más allá de ser un simple formato físico, el “periodismo digital” creo que llegó para quedarse, pero que llego para convivir, no para reemplazar a los impresos; es como cuando se creyó que la fotografía iba a reemplazar a la pintura, o que las salas de cine iban a morir con la llegada de las videocaseteras y el dvd a nuestros hogares. Los empresarios dueños de las salas de cine supieron leer los tiempos y adaptarse para ofrecer experiencias enriquecedoras y hacer que la gente vaya al cine. Eso es lo que creo que le ha faltado a los dueños de los medios y esa es mi crítica. Ellos no han sabido leer la actualidad y estan matando a la gallina de los huevos de oro, pensando que los medios electrónicos son un fin y no un medio, pensando que lo electrónico vino a reemplazar a los impresos. Es una locura. Por eso comulgo con las ideas de Javier.
    Gracias y un saludo.

Deja un comentario

Sitio web