Enero 11, 2015 8

Yo no soy Charlie

Por Javier en General

Pasado el horror, he leído un montón de cosas y otras tantas se me han venido a la cabeza, aturullándola.

Yo no soy Charlie aunque quisiera porque no tengo tanto valor. Dudo que el 99% de los que ahora se dicen Charlie lo tengan. Es fácil salir a la calle protegido por el anonimato que proporciona la multitud. En nuestra tierra sabemos de eso.

Yo no soy Charlie porque me pone en guardia tanta unanimidad corporativa (o corporativista, o hipócrita). Por cierto, me han aburrido soberanamente las portadas y las viñetas de los diarios estos días. Han sido un calco.

Yo no soy Charlie porque dudo de la primacía absoluta de la libertad de expresión. No creo que, bajo el paraguas de la libertad de expresión, uno pueda faltar al respeto tan grosera e impunemente. Una, dos, mil veces. ¿Por qué se puede faltar al respeto sólo en una dirección? ¿Por qué hay asuntos, en cambio, sobre los que no se permite la mofa?

Yo no soy Charlie porque, aunque la libertad de reírse es importantísima, y muy sana, también lo es la libertad de molestarse. Incluso profundamente. No entiendo por qué a nuestras higiénicas sociedades occidentales, tan hipersensibles con algunas cosas, les resbalen tanto otras y no se afanen en inculcar el respeto a las creencias de los demás. Por muy trasnochadas que a algunos les parezcan.

Yo no soy Charlie Hebdo porque la palabra (o la palabra dibujada) no es inocente. La palabra (o la palabra dibujada) también puede ‘matar’, o al menos hacer mucho daño.

Yo no soy Charlie porque considero que el periodismo es otra (una sola) cosa. Y que sirve, con datos, no para insultar ni mofarse sino para facilitar la comprensión, y por ahí el diálogo y el respeto. Es decir, la convivencia.

Miguel me envía desde Sanlúcar una foto reveladora. La ha tomado esta mañana. Su hija Clara lee el periódico mientras desayuna. (Al otro lado del vaho viene el Guadalquivir con su último meandro). La imagen llega por whatsapp acompañada de un mensajito: “Aún hay futuro”. Sonrío. ¡Cómo me conoce Miguel! Y pienso: ojalá haya muchos niños en el mundo que lean el periódico por la mañana, sí, pero no sólo ni principalmente para que los diarios no mueran sino porque su lectura hará más difícil cualquier fanatismo.

PD. No, yo no soy Charlie, pero en esta hora tan triste mi corazón y mi modesta palabra están con ellos.

Share

Tags: , , ,

8 Responses a “Yo no soy Charlie”

  1. Luis says:

    Pero la libertad de expresión no es suprema. Es un acuerdo entre ciudadanos y como tal tiene sus reglas. Y todo aquel que se sienta ofendido puede acudir al Código Penal. En el caso de la ofensa a los credos, se puede apelar al Artículo 525.

  2. Yulendys says:

    En el siguiente enlace, se publica un artículo, el mejor que he leído sobre el tema, donde se explica por qué sí somos Charlie. Lo comparto para contribuir al debate:

    http://cnnespanol.cnn.com/2015/01/08/el-humor-ofensivo-de-charlie-hebdo-es-necesario/

  3. Rosa says:

    Yo tampoco soy Charlie, cuando de insultar dibujando se trata. Yo si soy Charlie cuando me niego a que me maten por dibujar, sea lo que sea.

  4. Muy bella la foto de la niña leyendo el diario; algo inusual verdaderamente y sería muy interesante saber que fue lo que hizo que se sintiera atraida al papel.

    Yo soy un occidental viviendo en un pais musulmán (Un estado religioso con sus respectivas leyes) donde quizás algunas no las comparta, pero he decidido libremente aceptarlas y respetarlas porque esa fue mi decisión al venir a vivir aqui hace cuatro años.

    Conozco Francia, tengo amigos franceses y sé que la libertad de expresión ganada con los siglos deben ser respetada y defenderse, por ellos y por mis colegas de la Ridep en Carquefou: YO SOY CHARLIE.

    Muchos de los paises desarrollados que gozan de la libertad de prensa saben que tienen que tolerar a la “buena” y la “mala” prensa; ese es el precio.
    Medios transgresores e irreverentes; con razón y sin ella son libres de hacerlo. De no compartir su opinion, cualquiera puede hacer lo mismo; otro medio donde pueda expresar su opinión y de esa manera debatir, nunca a través de la violencia.

    Saludos

  5. [...] ni l’altra. “No creo que, bajo el paraguas de la libertad de expresión –ho diu molt bé erreadas–, uno pueda faltar al respeto tan grosera e impunemente. Una, dos, mil veces. ¿Por qué se puede [...]

  6. [...] cosa, ni la otra. “No creo que, bajo el paraguas de la libertad de expresión –lo dice muy bien erreadas–, uno pueda faltar al respeto tan grosera e impunemente. Una, dos, mil veces. ¿Por qué se puede [...]

  7. Gab says:

    No estoy de acuerdo con insultar a travez de la palabra o el papel pero tampoco estoy de acuerdo con los q asesinan por sentirse ofendidos.
    No recuerdo q en mi mundo occidental los cristianos u otras creencias hayan matado a alguien despues de ver la pelicula, Jesus Cristo Superstar u otras publicaciones relacionadas con la religion.
    Vivimos en un mundo extremo donde la polvora esta desparramada por doquier, bastan un puñado de palabras o caricaturas, para q volvamos a vivir una guerra religiosa radical.

Deja un comentario

Sitio web