octubre 6, 2011 1

Cambiar el mundo

Por en General

«¿Quieres seguir vendiendo agua azucarada toda tu vida o venir conmigo y cambiar el mundo?», le invitó Steve Jobs a John Sculley, entonces en Pepsi Cola, en 1983. Sculley tragó el anzuelo, aceptó el envite y se convirtió en consejero delegado de Apple. En 1985 echó a Jobs de la empresa que él mismo había fundado. El final de la historia nos lo sabemos de memoria. Jobs regresó a lo grande en 1996 y los i-éxitos se fueron sucediendo hasta llevar a Apple a ser la segunda compañía mundial por capitalización bursátil: iMac, MacOSX, iPod, iTunes, iPhone, iPad…

Hoy se casaba Cayetana Fitz-James Stuart a sus 85 años y Steve Jobs moría con 56. Líos familiares han impedido la felicidad completa de la duquesa de Alba en su palacio de Dueñas. A Jobs le han arropado en el tránsito su mujer y sus cuatro hijos.

Se comían el mundo… Y, al final de todo, ¿qué?

Los millonarios, hereden la cosa de sus ancestros o se la inventen a partir de un garaje californiano, acaban haciendo mutis como los demás: con una mano delante y otra detrás. Solos. O acompañados por los suyos, que es lo único que suele quedar al final de todo.

Lo dice muy bien el legendario Qohelet en Eclesiastés, 3.

El mundo no lo cambia ni el genio que consiguió que yo me ganara la vida con un Mac.

Share

Tags: , , , , ,

One Response a “Cambiar el mundo”

  1. Laura dice:

    No sé si habrá cambiado el mundo, pero mi vida es más fácil con Apple.

Deja un comentario a Laura

Sitio web