julio 12, 2011 1

Diario Visual

Por en General

Pep Carrió es un hombre esencialmente delicado. Lo conozco sólo de un par de cafés en Zaragoza, en ‘petit comité’. Pero bastan esa cercanía efímera y una conversación franca para entender que sí, que es un hombre delicado y que discurre por el mundo silenciosamente. Un lujo en estos tiempos. Carrió es, además, un formidable observador y un ilustrador superlativo. Uno de los mejores.

Coincidiendo con la quinta edición del Curso Internacional de Ilustración y Diseño Gráfico que ha tenido lugar recientemente en Albarracín (Teruel), dirigido por Isidro Ferrer y Carlos Grassa Toro, Pep Carrió ha inaugurado su exposición ‘Diario Visual’, que estará abierta en el museo de esa localidad hasta el próximo 28 de agosto. Aunque parte de esta muestra ya se pudo ver el año pasado en La Cala, esa maravillosa ínsula barataria que regentan Grassa Toro y su mujer Carolina en Chodes, ‘Diario Visual’ se expone ahora en todo su esplendor. Nació —lo cuenta el propio Carrió— como un juego y en seguida se convirtió en un proyecto personal: «Crear una imagen diaria sobre una agenda dietario, una imagen creada de una sola vez, con cualquier técnica disponible en el momento y sin ningún condicionante estilístico».

Pensaba para mí que la agenda de Pep Carrió es un anuario inigualable. Un compendio de diarios o, mejor, un archivo fotográfico: el retrato subjetivo y fiel de todos y cada uno de los días del año qué el ilustrador vivió. Otra manera de hacer periodismo, aunque seguramente Carrió ni se lo propuso o no cayó en la cuenta. Todo lo importante —o no, también lo anecdótico, lo azaroso, lo trivial…— que aconteció en el universo Carrió queda recogido en su ‘Diario Visual’. Naturalmente, en él se entrecruzan otras vidas, otros anhelos, ramificaciones que nos llevarían Dios sabe dónde. Es lo mismo que los periódicos y que la vida: cientos, miles de personas pasan por delante y no sabemos nada de ellas. Y, lo que es peor, muchas veces ni nos interesan.

El ‘Diario Visual’ de Carrió me ha conmovido porque él mismo antes se ha compadecido para contar. Compadecerse es un verbo precioso, por cierto, y nada mojigato sino pura delicadeza. Significa, en el fondo, escuchar e interesarte profundamente por tus semejantes. ¡Buf! Pensaba también en lo poco que los periodistas nos compadecemos de nuestros protagonistas y del mundo que nos toca contar, y que quizá por eso los periódicos se alejan de los lectores.

Pep Carrió_Diario Visual / Visual Diary from videopep on Vimeo.

Share

One Response a “Diario Visual”

  1. Soledad dice:

    Javier eres un genio!! Me encanta como escribes.
    Marisol

Deja un comentario

Sitio web