febrero 23, 2016 3

Diarios newsletter

Por en General

Ahora lo he comprendido todo. No importan el trancazo ni esta tos que me trae por la calle de la amargura. Ya sé por qué mi diario se me cae de las manos, o casi.

No es el diseño, ojalá fuera tan sencillo. No. El problema es que mi diario, como muchos otros, ha virado toda su operación a las plataformas digitales y me llega al día siguiente con pinta de newsletter. Esas ediciones impresas que decían que iban a aportar análisis, poso, nuevos ángulos, valor añadido y no sé cuántas cosas más, resulta que apenas son un condensadito liviano de contenidos, un pobre resumen de lo que ya está antes y gratis en la red.

¿Cómo no van a morir los diarios? ¿Cómo no van a sucederse los cierres, algunos o muchos disfrazados de innovación digital a la altura de los tiempos?

A esta industria hipócrita, a sus voceros y adláteres, a sus fríos exégetas, a los escribanos sin riesgo que dan testimonio de lo que ocurre siempre a posteriori, a todos ellos les digo: déjense de caretas. Reconozcan de una vez que nos están robando. A mí y a unos pobres incautos que todavía estamos dispuestos a pagar por la información.

No tengo problema: digital first. Incluso digital only. ¿A que no hay huevos? (Así les va a casi todos). Sólo pido que dejen de atracarme y además de insultarme llamándome viejuno. ¡Regálenme el diario, coño! (Ese diario que sigue sosteniendo sus caretas y sus grandes frases, por cierto). Me lo he ganado, ¿no?

No, no me hablen de ciberperiodismo. No me vengan con que la innovación periodística principal es digital. No cuela. Léanse otra vez el ensayo ‘Manifiesto XXI. Otro periodismo es posible’, de Laurent Beccaria y Patrick de St-Exupéry. Y cobren lo que me cobran a mí, incauta antigualla, a todos esos millones de usuarios únicos que me gustaría saber cuánto valen en realidad. Y después hablamos.

Share

Tags: , , , , , , ,

3 Responses a “Diarios newsletter”

  1. […] Javier Errea y los periódicos como Newsletters. Permalink […]

  2. Claro que otro Periodismo es posible, como bien dice el maestro Errea. Pero el Periodismo es disciplina, entrega, vocación… y a eso muy pocos que se dicen periodistas están dispuestos. En esta frase se encierra la mejor fotografía de la realidad : «Esas ediciones impresas que decían que iban a aportar análisis, poso, nuevos ángulos, valor añadido y no sé cuántas cosas más, resulta que apenas son un condensadito liviano de contenidos, un pobre resumen de lo que ya está antes y gratis en la red». Esta es la puntilla que están dando, tantos «fenómenos» del Periodismo, a los periódicos impresos. Primero, durante años, los desangraron, poniendo gratis en Internet lo que salía horas después en papel impreso : ¿cómo iba a pagar un tipo por algo impreso que podía leer gratis unas horas antes?. Así se fueron al carajo las tiradas… Y ahora, vienen con el engañabobos que describe a la perfección Errea en su frase. Son los sepultureros ahora, que entran en acción con semejantes ataúdes dispuestos…
    Comencé a trabajar como periodista en 1974 y aún sigo, aunque lo tengo que hacer en mi «autoempleo», un humilde comarcal mensual en papel lanzado por mi mismo hace pocos años. Leer a Javier Errea levanta el ánimo a los que aún creemos que «otro Periodismo es posible», distinto a la moda de por la igualdad hacia la zapatilla, preconizada por el actual delirio de la permanente y alocada huida hacia el soporte digital, sin que se den cuenta -quienes eso preconizan- que el día que quieran cobrar porque leamos sus noticias en la pantalla, les van a decir : ¿a qué viene esto, si llevas años dándomelo gratis?. Y la mayoría, no pagará; se irá con la música a otra parte… Quien mal empieza, mal acaba…
    En fin : gracias Errea por las verdades como templos que predicas. No te importe hacerlo en el desierto. De vez en cuando pasamos por tu oasis algunos y salimos vivificados con tu agua. Un saludo afectuoso.

Deja un comentario

Sitio web