octubre 24, 2012 0

Supermán es un (otro) traidor

Por en General

Lo que nos faltaba. También arroja la toalla, nos abandona, Supermán.

Clark Kent deja el ‘Daily Planet’. Se justifica el tímido gafotas tras siete décadas de trayectoria y pertenencia: está cansado de la deriva sensacionalista de su periódico de siempre. Esto reza la nota de prensa de la editorial DC Comics, que edita la revista ‘Supermán’: la dimisión “es un reflejo de los problemas por los que pasa esa profesión en estos momentos, el rol de los medios de comunicación, el desequilibrio entre información y entretenimiento, el crecimiento del periodismo ciudadano…” El adiós se materializa en la edición de ‘Supermán’ de hoy miércoles, 23 de octubre. Kent lo escenifica en medio de la redacción y entre reproches a su director por plegarse a los caprichos de la audiencia y a su chica de toda la vida, la inefable Lois Lane, por encubrir un escándalo sexual. A partir de ahora, ejercerá el periodismo en internet. Para lo que ha creado una página web propia.

Siempre me cayeron mal Kent y Lane. Lex Luthor, en cambio, era auténtico. La parejita de marras me cargaba. El suyo era un amor neutro. Sin pasión. Pura asepsia. Tampoco me gustaba nada la manera periodística del alter ego del superhéroe. El periodismo de Clarke Kent era sólo una pulcra tapadera. Ni siquiera tenía facha de reportero: parecía un empleado de banco. ¡Que no me venga ahora con historias!

Con todo, no esperaba esto de Supermán. Y, menos aún, en este momento. Ha elegido el peor de todos. Se suma a otras desgracias, a la desafección generalizada. No hay más que leer El País, que parece justificar su desatino con la acumulación de historias para no dormir, sospechosamente publicadas en sesión continua y con gran despliegue: la desaparición de la edición impresa de ‘Newsweek’ en diciembre (viernes, 19 de octubre, página 38), la frontal oposición de 145 diarios brasileños a Google News (sábado, 20 de octubre, página 39), los denodados y hasta la fecha fallidos esfuerzos de la prensa para transformar su modelo de negocio (domingo, 21 de octubre, página 40)…

No sé si éste es el final de un negocio boyante, como también El País se refiere el sábado 20 de octubre a la brutal crisis que ha hecho menguar al menos en España el 50% de la facturación publicitaria de los periódicos impresos y entre el 15% y el 20% de su circulación desde 2007. Y es que se habla todo el tiempo de un cambio del modelo de negocio como nuevo mantra en congresos y conversaciones de corrillos. Pero autocrítica, cero. Nadie habla de que quizá el modelo de negocio estaba podrido hace rato por la cantidad de abusos y desmanes cometidos. Los medios se han gestionado exactamente igual que el ladrillo.

Cayó en mis manos hace poco, por puro azar, un librito titulado ‘Diccionario de la sinceridad’, obra de un tal Pitigrilli, seudónimo del escritor italiano Dino Segre (1893-1975) por más señas, y editado por Planeta en 1959. Se lo regalaron a mi cuñada porque adentro, entre sus páginas, habían encontado un boletín de calificaciones de cuando iba a Primaria. ‘Diccionario…’ se trata de un breve compendio de definiciones de autores diversos —a cual más disparatada, aunque no todas—. El título me hizo gracia y en seguida no pude evitar vincularlo a todo lo anterior, ¡tanta hipocresía! Me picó, claro, la curiosidad: ¿diría algo sobre el periodismo? Pitigrilli, judío y errante, se desempeñó también como periodista. Así que sabía de lo que hablaba si es que finalmente hablaba de periodismo.

Hay otras definiciones que no tienen desperdicio. La primera palabra de la lista es ‘abdicación’: «Acto magnánimo por el cual un príncipe cede su corona a otra persona después de que el pueblo se la ha quitado’ (Verón). La segunda, «abeja»: «Avispa sentimental» (Ferrante Álvaro de Torres). Más adelante está «muerte»: «Lo que sucede a los otros». O «publicidad»: «Dios mismo tiene necesidad de que le toquemos las campanas» (Lamartine).

Pero, ¿habla de periodismo? Habla. Hay más de una acepción, por cierto:

«Charlas estampadas detrás de las hojas de publicidad» (De Croisset).

«El ferrocarril de las mentiras» (Barbey d’Aurevilly).

«El periodismo tiene esto de bueno: que lo que se escribe hoy se olvida mañana» (Capus).

«No concibo que una mano pura pueda tocar un periódico sin estremecerse de disgusto» (Börne).

«El periodismo es ilegible y la literatura no se lee» (Oscar Wilde).

Y la mejor, de un tal Moro-Giafferi: «La mitad de las personas que han visto este periódico no han visto este artículo, la mitad de los que lo han visto no lo han leído, la mitad de los que lo han leído no lo han comprendido, la mitad de los que lo han comprendido no lo han creído, la mitad de los que lo han creído no tiene ninguna importancia».

El librito de Pitigrilli se refiere igualmente a los periodistas: «Especie de individuo obligado a escribir de lo que ignora y a ignorar lo que escribe; hombre que debe afirmar lo que no sabe para llegar a saber lo que afirma» (Freire). «Si sobre el arsénico de la mala fe viertes la bilis del rencor y lo diluyes todo en la credulidad, obtendrás el tipo inconfundible de periodista de nuestro país» (Renato Taddei).

Y de la sinceridad, ¿qué dice el libro? «Virtud de la mujer que no dice mentiras inútiles» (Anatole France). Si sinceridad es no decir mentiras inútiles, una de ellas —y no la más pequeña, por cierto— es vender carpintería multimedia para construir el futuro. O seguir ofreciendo información gratis o con descuentos insultantes e igualmente suicidas, ahora en internet o en los quioscos digitales. O justificar despidos y desmantelamiento aduciendo el maldito cambio del modelo de negocio.

Menos Clark Kent y más Manuel António Pina, veterano periodista de ‘Jornal de Notícias’ en Oporto durante 40 años, autor de la columna ‘Por outras palabras’, una de las más leídas de Portugal, y Premio Camões 2011, que acaba de fallecer a los 68. Un tipo bueno, como me cuenta el director Manuel Tavares. Articulista mordaz y lúcido. Crítico con el poderoso. Capaz de reírse sí mismo. Consciente de la humildad que debe impregnar nuestro oficio: «El periodismo nos enseña que todo en el fondo sirve al día siguiente para envolver pescado»

Me gustaría conocer las verdaderas razones de la traición de Supermán.

Share

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Sitio web