abril 23, 2012 1

Vagabundo

Por en General

Después del sábado más triste de los últimos años, por motivos obvios, en la madrugada del domingo cogía un avión a Buenos Aires. En realidad, me daba lo mismo coger el primer avión, el primero que saliera, y perderme sin rumbo durante un tiempo. Convertirme provisionalmente en vagabundo hasta superar la melancolía y recuperar el buen ánimo. Leo en el diccionario de la Real Academia Española sobre vagabundo: «Que anda errante de una parte a otra». Sumergido en un bucle no por anticipado menos melancólico, el sábado no tenía fuerzas ni para leer… ni para ser vagabundo. Así que tomé el avión a Buenos Aires como estaba previsto.

Paradójicamente, el deporte profesional es hoy una ‘patria’ de vagabundos. Los deportistas de élite son una casta idolatrada y autista que vive montada en un avión. Cada noche calientan una cama distinta. Están rodeados de gente, de focos y de ruido… y profundamente solos.

En Francia —otra vez, Francia— acaba de nacer ‘Vagabundo’. ‘Hobo’ (vagabundo se dice en francés ‘hobo’) es una revista trimestral en formato italiano de más de 200 páginas. Lleva el sello de L’Equipe. «El deporte más allá de los clichés», según explican en su primer número, de fecha 21 de marzo. ‘Hobo’ es un viaje en imágenes por el mundo del deporte que pretende escudriñar sus dimensiones social e intelectual más profundas. Fotoperiodismo del bueno. Radical. Sin prisas ni publicidad. Producción exclusiva. Apuesta estética y documental. Mirada larga. Textos de autor junto con cada imagen. ‘Hobo’ es la versión deportiva de ‘6Mois’ o ‘XXI’, de las que ya hemos hablado en este blog.

De madrugada, hojeaba en mi abortado vagabundeo esta joya de la que se han puesto en circulación, sólo en librerías, 15.000 ejemplares a 20 euros. Vagabundeaba con ‘Vagabundo’, o sea, con ‘Hobo’, y trataba de sacar fuerzas de flaqueza, como se supone a un deportista profesional, que debe sobreponerse a la derrota y buscar el siguiente objetivo sin pérdida de tiempo. Otro avión, otro hotel, otra final. Otro estímulo.

Descubro en ‘Hobo’ la ira de un Rafael Nadal de apenas 13 años al perder una final infantil con el francés Gasquet. Precisamente, hoy domingo, cuando por fin consigue vencer a Djokovic tantos meses después. Hago con ‘Hobo’ el itinerario vital completo de Alex Ferguson, el inagotable manager del Manchester United, quien aparece con unos jovencísimos Cantona, Beckham, Scholes… Veo cómo los soldados franceses hacen deporte en Afganistán, cómo mujeres culturistas destrozan sus cuerpos al llevarlos más allá del límite, cómo se juega al fútbol en descampados inverosímiles de África. Y veo a dos enamorados besarse tumbados en el asfalto, entre cascotes, policías y manifestantes, ajenos a los graves incidentes que tienen lugar a su alrededor: la alegría indescriptible tras una victoria importante. Como cuando Iniesta marcó el gol de nuestras vidas en Johannesburgo.

Pese a la amargura infinita, ‘Hobo’ me indica el camino y me vuelve a reconciliar con el deporte. Lo inolvidable: eso es lo único que perdura, lo que lo engrandece, lo que llega al corazón para no abandonarlo nunca. Este Madrid ganará la Liga, pero nadie recordará cómo sucedió porque no hay grandeza ni arrebatada ternura en su juego. Como ha anticipado mi buen amigo y maestro Carlos Pérez de Rozas, lo del sábado quedará en una anécdota más de la temporada 2011-2012, la de una nueva Champions para el mejor equipo de todos los tiempos.

PD. Imágenes tomadas del primer número de la revista ‘Hobo’. El segundo número está anunciado para el 21 de junio próximo.

Share

Tags: , , , , , , ,

One Response a “Vagabundo”

  1. Manuel López dice:

    Javier, te aconsejo que le eches un vistazo a «Panenka», una revista de fútbol para público exclusivo. http://www.panenka.org/ Un saludo desde Zaragoza.

Deja un comentario

Sitio web